21
JUN
2019

San Luis Gonzaga



Hoy celebramos a San Luis Gonzaga, jesuita y patrón de la juventud católica.

"Hago saber a vuestra señoría reverendísima, que le entrego lo que más quiero en este mundo y la mayor esperanza que tenía para la conservación de esta mi casa...". Así escribía el Marqués de Castiglione y conde de Tanasentena, padre del joven Luis Gonzaga, al General de la Compañía de Jesús, Padre Claudio Aquaviva, al ingresar nuestro Santo joven en el noviciado de San Andrés de Roma.

Fue Luis el mayor de los ocho hijos nacidos del matrimonio Ferrante Gonzaga. De muy niño parecía que su camino iba a ser el de las armas, ya que le encantaba tratar con los soldados y hasta tomar en su mano alguna de las armas que podía. En cierta ocasión hasta llegó a quemarse su rostro por estar demasiado cerca de un cañón al disparar. Trataba con los soldados y criados y de ellos aprendió algunas palabrotas que pronto el ayo hubo de corregir con dureza. Su padre, el Sr. Marqués, estaba contento pensando en que haría ilustre su apellido y su rango en la carrera militar. Pero otros eran los designios de Dios.

Pronto Luis demostró lo que iba a ser: la oración y la vida de dura mortificación llenaban todo su día. Su padre, para quitarle de la cabeza aquella vida demasiado piadosa, lo envió a Florencia para que con su hermano Rodolfo que era el que le seguía en edad, pudiera ser atraído por la vida fastuosa que llevaban los Médicis. Aquí hace Luis, en la Iglesia de los Servitas, el voto de castidad para siempre al Señor.

Vuelto a Castiglione se entregó a la oración y vida ascética más todavía que en Florencia. Los criados le atisbaban para quedar admirados de las horas que pasaba en la oración y en la maceración de su cuerpo. Con este género de vida quería contrarrestar el lujo y vida fácil que estaba obligado a llevar. Bien podían llamarle las gentes "el ángel de Castiglione", "el lirio de Italia" o "el ángel con cuerpo o cuerpo hecho de ángel".

Tendría doce añitos cuando dicen los autores que ya llegó a la cumbre de la contemplación. Pasaba largas horas ensimismado en la oración y trato divino. Huía siempre que podía de todos los pasatiempos mundanos y de todos los festejos que era natural que abundaran en su ambiente y en su misma casa. Durante toda su vida llorará lo que él llamaba pecados de su juventud y no fueron otros que algunas palabrotas que aprendió de la soldadesca sin entender siquiera su significado. Cuenta un criado que cuando le llamaban con su título de príncipe y señor, les decía con gran amabilidad: "Servir a Dios es harto más glorioso que poseer todos los principados de la tierra".

Era el heredero del Principado de Mantua y Príncipe del Sacro Imperio. Con su virtud extraordinaria había dejado atónitas a las cortes de Madrid, Florencia, Pavía, Mantua y a pesar de ello no se sentía atraído por tantas vanidades, y solía repetir: ¿"Qué es todo esto para la eternidad? Señor, ayúdame a no olvidar nunca el fin para el cual me has creado".

Mientras estaba en Madrid, como paje en la corte de Felipe II, ante el altar de Nuestra Señora del Buen Consejo, se siente llamado a ingresar en la Compañía de Jesús en el mismo día de la Asunción de 1583. Consigue el permiso de su padre que tanto se resistía y abdica el Principado en favor de su hermano.

Hizo el noviciado en Roma distinguiéndose por su obediencia incondicional, su amor a los pobres y enfermos y su devoción a la Eucaristía y a la Virgen. Pero a finales del siglo XVI, (1590-1591) se declaró una epidemia de peste (o de tifus) en Roma, dedicándose él a cuidar de los enfermos. De hecho, el Papa San Pío V murió de tifus. El se encuentra un día a un enfermo grave en la calle, lo coge en sus brazos y lo lleva al hospital. Se contagia y muere el día 21 de junio de 1591, con solo veintitrés años de edad. Sus últimas palabras fueron: “¡Qué alegría cuando me dijeron: vamos a la Casa del Señor!”

Fue beatificado el 19 de octubre de 1605, por el Papa Pablo V y canonizado el 31 de diciembre, por el Papa Benedicto XIII. Está sepultado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola in Campo Marzio en Roma, aunque su cabeza se venera en una basílica dedicada a él en su pueblo natal, Castiglione delle Stiviere, en la provincia italiana de Mantua


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared

Aviso Legal